NUESTROS ÉXITOS EN LA VIDA.

11145125_10154260410754816_5000074892369447053_n

El nacimiento

El primer y decisivo éxito para nosotros fue nuestro nacimiento. Lo logramos de la mejor manera y la más amplia cuando debimos salir a la luz por nuestros propios medios y el nacimiento ocurrió sin intervención externa. Aquí debimos demostrar por primera vez nuestra capacidad de imponernos. Este éxito seguirá repercutiendo por el resto de la vida. De esa experiencia obtenemos la fuerza para más tarde poder imponernos con éxito.
¿Me estoy yendo muy lejos? ¿Qué tiene que ver este éxito con nuestros posteriores éxitos en nuestro trabajo y en nuestra profesión? ¿Realmente nuestro éxito posterior depende en gran parte de este primer éxito?
¿Cómo se comporta más tarde un niño y un adulto que llegó al mundo a través de una cesárea o que debió ser extraído con fórceps? ¿O cuándo vino al mundo prematuramente y debió permanecer las primeras semanas -o tal vez meses- de su vida en una incubadora? ¿Qué sucede más tarde con su independencia y su capacidad de imposición?
Por supuesto que las consecuencias de estas experiencias pueden ser superadas, por lo menos parcialmente. Como sucede con todas las dificultades y cargas pesadas también podemos ganar de ellas una fuerza extraordinaria.
Sin embargo, al mismo tiempo ellas establecen límites y se convierten en un desafío que podremos superar con mayor facilidad si reconocemos sus raíces y más tarde de alguna manera conseguimos recuperar lo que nos falta, con frecuencia con ayuda exterior.

Encontrar y tomar a la madre

El segundo acontecimiento decisivo y el siguiente éxito es el movimiento hacia la madre, ahora como un otro que nos lleva a su pecho y alimenta. Con su leche nosotros sacamos vida de ella.
¿Qué es lo que aquí nos enseña a ser exitosos y preparados para éxitos posteriores en nuestra vida y nuestra profesión?
Poder tomar a nuestra madre como la fuente de nuestra vida, con todo lo que fluye de ella hacia nosotros. Con ella nosotros tomamos nuestra vida. Y la tomamos tanto como la tomamos a nuestra madre.
Ese tomar es activo. Tenemos que mamar para que su leche salga. Tenemos que llamarla para que venga. Tenemos que alegrarnos por lo que ella nos da. A través de ella seremos ricos.
Más tarde en la vida se demuestra: quien logró tomar a su madre de esa forma será exitoso y feliz. Pues de la misma manera como alguien se relaciona con su madre se relaciona con su vida y su profesión. Con la misma intensidad con la que él rechaza a su madre rechaza la vida, su trabajo y su profesión. De la misma manera y con la misma intensidad la vida, su trabajo y su profesión también lo rechazan a él.
Así como alguien se alegra de su madre, así se alegrará de la vida y de su trabajo. Así como su madre le da, siempre más cuando él toma de ella con amor, en la misma medida su vida y su trabajo le regalarán éxito.
Quien tiene reparos con su madre, también los tendrá con la vida y la felicidad. Así como la madre, como consecuencia de sus reparos y su rechazo se aleja de él, así se alejarán la vida y el éxito.
¿Dónde comienza nuestro éxito? Comienza con nuestra madre.
¿Cómo llega el éxito a nosotros? ¿Cómo puede llegar? Cuando nuestra madre puede venir a nosotros y nosotros la honramos como nuestra madre.

El movimiento hacia la madre

Para muchos alguna experiencia temprana se opone a que puedan tomar a la madre. Ellos vivieron una temprana separación de la madre. Por ejemplo, si ella tuvo que estar ausente por un tiempo, o si estuvo enferma y debió estar en rehabilitación, o si fuimos nosotros quienes estábamos enfermos y ella no podía visitarnos. Esa experiencia tiene como consecuencia una profunda modificación de nuestro futuro comportamiento.El dolor de la separación y el desamparo, la desesperación por no tenerla, por no poder recurrir a ella en los momentos en que la hubiésemos necesitado lleva a una decisión interna. Por ejemplo, “Yo renuncio a ella”. “Yo me mantengo a distancia de ella”. “Yo me aparto de ella”.Cuando el niño puede regresar con su madre, con frecuencia la evade. Por ejemplo, no se deja acariciar y se cierra a ella y a su amor. Él espera en vano por ella y cuando ella intenta acercarse y tomarlo en sus brazos él la rechaza, interiormente y a veces también exteriormente.

Las consecuencias de un movimiento interrumpido hacia la madre

La interrupción temprana del movimiento hacia la madre trae aparejadas graves consecuencias para la vida posterior y para nuestro éxito. ¿Cómo es esto en detalle?
Cuando estos niños más tarde quieren dirigirse a alguien, por ejemplo a una pareja, su cuerpo les recordará el trauma de la separación temprana. Entonces su movimiento se detiene. En lugar de dirigirse a su pareja ellos esperan que ésta se acerque a ellos. Cuando la pareja realmente se acerca, ellos con frecuencia apenas soportan su cercanía. De una u otra manera la rechazan en lugar de darle con alegría la bienvenida y abrirle los brazos. Ellos lo padecen y sin embargo consiguen abrirse con muchas vacilaciones, y si esto ocurre, es sólo por un breve lapso.
Lo mismo les sucede con su propio hijo. A veces tampoco soportan fácilmente su cercanía.
¿Cuál sería la solución para ellos? Ese drama sólo puede ser superado allí donde comenzó. En realidad, detrás de cada trauma hay una situación en la cual fue imposible un movimiento que hubiese sido imprescindible, lo que hace que permanezcamos en esa situación como petrificados o paralizados, sin movimiento.
¿Cómo se resuelve un drama como este? Será resuelto en nuestro sentimiento y en nuestro recuerdo cuando nosotros recuperemos interiormente, a pesar del miedo que nos genera regresar a esa situación y al movimiento que entonces resultó frustrado o interrumpido.
¿Qué significa esto para un movimiento interrumpido prematuramente hacia la madre
etrocedemos a la situación de ese momento, volvemos a ser el niño de entonces, miramos a aquella madre y, a pesar del resurgente dolor y la desilusión y la furia de entonces, damos un pequeño paso hacia ella – con amor.
Cuando nos detenemos, la miramos a los ojos y esperamos hasta sentir en nosotros la fuerza y el coraje para dar el próximo pequeño paso, hasta finalmente caer en los brazos de nuestra madre, ser abrazados y sujetados por ella, para al fin volver a ser completamente uno con ella y poder estar a su lado.
Más tarde probamos –también aquí interiormente- si logramos ese movimiento hacia nuestra pareja amada. La miramos a los ojos y en lugar de esperar damos el primer pequeño paso hacia ella. Después de un rato, cuando hemos juntado suficiente fuerza, damos un segundo paso. Así, lentamente, avanzamos hacia ella, paso a paso, hasta poder tomarla en nuestros brazos y ella a nosotros, hasta que la sujetamos y dejamos que ella nos sujete, felices y sin prisa.

El movimiento hacia el éxito

¿Por qué lo describí tan en detalle?
Un movimiento interrumpido hacia la madre se evidencia más tarde como una traba decisiva para el éxito en nuestro trabajo, nuestra profesión y nuestra empresa. También aquí es importante que no nos quedemos esperando que el éxito venga hacia nosotros en lugar de ir hacia él. Por ejemplo, cuando esperamos por la recompensa sin haber realizado antes la correspondiente tarea, cuando mandamos a otros en lugar de usar nuestras propias manos y tendemos a retraernos en lugar de ir hacia una persona o hacia un trabajo con alegría. Todo éxito tiene la cara de la madre.
Entonces primero vamos interiormente hacia nuestro éxito y hacia otras personas, preparados para hacer algo por ellos, preparados para servirlos en lugar de dudar y quedarnos parados esperando que sean ellos quienes se muevan.
Por lo tanto vamos hacia ellos, vamos hacia nuestro éxito, paso a paso, y en cada paso sentimos a nuestra madre cariñosa detrás de nosotros. Unidos a ella estamos preparados para nuestro éxito y lo alcanzamos, así como alcanzamos a nuestra madre. La alcanzamos primero a ella y luego a él.

El cariño

Nuestro cariño es un movimiento que comienza en el corazón. Nos resulta sencillo si anteriormente hemos logrado querer a nuestra madre.
¿Pero qué sucede cuando algo se opone a ese cariño o cuando fue interrumpido prematuramente? Cuando en lugar de dedicarnos a otros -y también a nosotros mismos- con amor y respeto nos apartamos de ellos, entonces la aversión se convertirá interna y externamente en un movimiento fundamental de nuestras relaciones, también en nuestra relación con el éxito.
La pregunta es: ¿cómo podemos revertir ese movimiento que nos aleja en otro de dedicación a nuestra vida, a otras personas, a nuestro éxito y a nuestra felicidad?
Les propongo un ejercicio interior y un movimiento con cuya ayuda ustedes podrán percibir el movimiento de retracción en vuestro cuerpo, primero interiormente, para luego poder revertirlo en un amplio movimiento atento y dedicado.

Aquí el procedimiento en detalle:

1. Nos sentamos derechos en el borde de una silla, exhalamos profundamente por la boca e inhalamos profundamente por la nariz. Mantenemos los ojos abiertos y repetimos esa respiración dos veces. Después cerramos los ojos y respiramos con normalidad. Nuestras manos están abiertas apoyadas en nuestros muslos con las palmas hacia arriba.

2. Lentamente estiramos los brazos y las manos hacia delante, yendo hacia alguien. Nos mantenemos sentados y derechos, sentimos como nuestra espalda se yergue cada vez más cuanto más estiramos los brazos hacia delante. En nuestra imaginación estiramos los brazos hacia nuestra madre.

3. Mientras nos mantenemos en esa posición tomamos conciencia de cuántas maneras diferentes nosotros en nuestra vida nos hemos alejado de otros en lugar de habernos dedicado a ellos. Permanecemos en esa posición aunque en ese instante pueda resultarnos difícil. Movemos nuestros brazos y nuestras manos abiertas más hacia delante y conservamos nuestra espalda derecha.

4. Lentamente y con cuidado abrimos los ojos. Sin movernos percibimos nuestro entorno como un todo y como un todo nos entregamos a él hacia delante, hacia la derecha y la izquierda y también hacia atrás.

5. Abrimos nuestros oídos, listos para oír todo y a todos, oír lo que otros nos quieren comunicar y junto con ellos nos descubrimos atentos a nuestra madre y a muchas personas más, con amor y esperanza, dedicados y uno con ellos.

6. Volvemos a hacer tres respiraciones profundas. Primero exhalamos y luego profundamente tres veces inhalamos y exhalamos. Permanecemos erguidos, con la espalda derecha, sentados y levemente inclinados hacia delante.

7. De pronto nos sentimos unidos a muchas personas de un modo distinto, con los ojos bien abiertos y fulgurantes y los oídos bien abiertos, sentimos que estamos atentos a ellos pero de un modo distinto. También en relación con aquellos con quienes estamos unidos por nuestra profesión y nuestra empresa.

¿Qué sucede ahora con nuestro éxito? ¿Falta mucho para que llegue? ¿Qué sucede con nuestra alegría y nuestra felicidad? También ellas vuelven su mirada hacia nosotros, como nuestra madre.

Bert Hellinger.

http://www2.hellinger.com/es/home/

Publicado en Salud y bienestar | Deja un comentario

AUNQUE TE AMO, TE ABANDONO…

10703649_1548687652030870_6560369469225589848_n

El miedo a ser abandonado o dejado es un condición humana. Es un proceso que se vive muy temprano en la infancia, cuando somos seres dependientes y con grandes necesidades de la presencia de los adultos, principalmente la madre. Si ésta desaparece por algún tiempo, caemos en pánico y nos sentimos abandonados. En la infancia es un temor entendible. Pero resulta que ahora tengo veinte, treinta, cuarenta o cincuenta y tantos años y sigo viviendo con un gran miedo a ser abandonado. Para que no me abandones, entonces, soy capaz de hacer lo que sea para que no te vayas, para que permanezcas conmigo, para que siempre me necesites.

– Estoy dispuesto a hacer, decir, vivir como tu quieres, pero por favor, no te muevas de mi lado.
– O por miedo al abandono me adelanto y abandono yo primero.

En el primer caso, caemos en una serie de estrategias de manipulación, por supuesto, de manera inconsciente, que se traduce en conductas como:

– Cedo mis necesidades para que te des cuenta de lo importante que eres para mí. Al necesitarme no me vas a abandonar.

– Estoy dispuesto a darte gusto en todos tus caprichos, a pesar de mí mismo, pero quédate junto a mí toda la vida.

– Prefiero no decirte lo que me molesta, me irrita, me enoja o me asusta para que creas, que soy una persona muy bondadosa contigo. Así siempre querrás tener presencia en mi vida.

– Te chantajeo con todo lo que te doy y te llevo un recuento, para que veas que la cuenta de lo que me debes es muy grande, así no podrás irte, la deuda es demasiado grande.

Evidentemente para que exista una manipulación de esta naturaleza se necesitan dos y para llegar a estas situaciones, también. Pero una cosa es tener temor al abandono, y otra muy distinta, vivir llenos de desconfianza y turbación en lo referente a nuestra relación de pareja.
El abandono está en relación directa con la sensación de desamparo. El abandono no solo es físico, también existe el abandono amoroso, el abandono intelectual, el abandono de intereses, el abandono de nosotros mismos.
Sin embargo, cuando tenemos una pareja a la que amamos demasiado; pero que al mismo tiempo nos sentimos solos, sin apoyo, fuera de su compañía y de su afecto, entonces ese sentimiento de aislamiento nos carcome . Ya que el abandono de la compañía, de la mirada, de la atención, y el aprecio por parte de nuestra pareja, se ha ido, y al parecer, para siempre y desde hace tiempo.
Cuando alguno de los integrantes de la pareja, decide ya no estar en la relación sea consciente o inconscientemente, deja al otro en un estado de vulnerabilidad tal, que no se acierta a comprender; el desamparo se revela como cómplice asustado.

¿Cómo crees tú que se puede superar este tipo de miedo que pareciera no tener razón de ser?
¿Cómo se le puede hacer ver a una persona que depende emocionalmente de otra, que tiene la capacidad de ser autónomo y que el miedo puede vencerse, porque solo es una idea que crece en su mente y ella la puede manejar si puede Darse Cuenta de su mecanismo?

El temor a la soledad y al abandono distorsiona las relaciones, de tal manera que con frecuencia las personas no saben si actúan por amor o por miedo.
Todos esperamos que nuestra pareja sea relativamente estable e incuestionablemente fiel. De hecho, la mayoría de las personas no soportarían una relación fluctuante y poco confiable, y no sólo por principios sino por salud mental. Por donde se mire, una relación incierta es insostenible y angustiante. Anhelar una vida de pareja estable no implica apego, pero volverse obsesivo ante la posibilidad de una ruptura si.
En ciertos individuos la búsqueda está asociada a un profundo temor al abandono y a una hipersensibilidad al rechazo afectivo. La confiabilidad se convierte para ellos en una necesidad compulsiva para aliviar el miedo anticipatorio a la carencia.

No importa que la esposa sea mala amante, pésima ama de casa, regular mamá o poco tierna: “pero es confiable, sé que jamás me abandonará”. El marido puede ser frío, mujeriego agresivo y mal padre, pero si es un hombre “estable”, constante y predecible y perseverante en la relación queda eximido de toda culpa: “no importa lo que haga, me da la garantía de que siempre estará conmigo”.
La historia afectiva de estas personas está marcada por despechos, infidelidades, rechazos, perdidas o renuncias amorosas que no han podido ser procesadas adecuadamente. Más allá de cualquier argumento lo primordial para el apego a la estabilidad, confiabilidad es impedir otra deserción afectiva: “prefiero un mal matrimonio a una buena separación”. El objetivo es mantener la unión afectiva a cualquier costo y que la historia no vuelva a repetirse. Ante el abandono sea del tipo que sea, es mejor tomar distancia y repensar nuestra relación en pareja. Por más doloroso que parezca cuando la pareja ha decidido no estar más afectivamente con nosotros requerimos estar atentos a nuestras vidas.

Al ser abandonados nos deja una sensación de vacío en el alma. Pero perder la dignidad, rogar y estar empecinados en que nuestra relación de pareja se quede con nosotros, entonces, es mejor aceptar y buscar Recuperar la Confianza en el Amor y en nosotros mismos.

En relaciones muy deterioradas ante la amenaza del abandono podemos caer en chantajes de muerte, de agresión y de indignación. Nadie puede forzar el amor del otro, tampoco podemos esperar años y años a que nuestra pareja vuelva. Aceptar y transitar un proceso de duelo es lo deseable.
Pese a todos nuestros temores y miedos, aún con mayor razón, necesitamos recuperarnos y estar atentos a nuestra SANACIÓN. Dejar de poner el foco de atención en nuestra pareja y su abandono y empezar a atendernos a nosotros mismos, porque *el primer abandono es el que hemos hecho con nosotros mismos.

Dejar de vivir como víctimas y hacernos RESPONSABLES del cuidado de nuestra persona porque nos hemos olvidado tanto de nuestro propio SER, por tanto, iniciemos de nuevo la atención hacia nosotros mismos.
Se puede perder el amor, se puede perder a la pareja, se puede perder la relación, pero lo que no se puede perder, es la dignidad personal.
Tocar el abandono amando a nuestra pareja es una experiencia desgarradora y traumática, lleva tiempo asimilarlo, es una pérdida, es un duelo, y por tanto, tenemos que transitar esos caminos del luto y del dolor. Las heridas se curan con el tiempo, con el proceso de aceptación.

¿Me conviene abandonar la relación?
¿Será lo más conveniente la separación?
¿Hasta dónde amarte aunque nuestra relación sea destructiva?

Los miedos y los cuestionamientos no se dejan esperar. Pero una cosa es amar a la pareja, y otra muy distinta, la manera en que mi pareja y yo nos relacionamos.

Aunque te amo, te abandono: es un acto valiente que permite cobrar conciencia sobre la estima propia y el amor personal.

Aunque te amo, te abandono: es el coraje que te lleva a actuar y a realizar un acto de supervivencia personal.

Aunque te amo, te abandono: es el reconocimiento del gran dolor y sufrimiento en la relación de pareja y el límite de una autoestima personal.

Aunque te amo, te abandono: se refiere al rompimiento de la vida en pareja, a pesar de mi amor por ti. Te abandono en contra de mi voluntad, pues aunque tu amor es el motor de mi vida también se ha convertido en el de mi propia destrucción.

Abandonar amando a la pareja, es una decisión difícil de afrontar. En realidad, no se renuncia al amor sino a la relación. Pero aunque parezca que son vivencias juntas, no son del todo iguales. El dolor de cualquier manera estará presente con él o sin ella. Pero la ausencia del otro en situaciones destructivas, permite tomar distancia del asunto y repensar la relación y la condición de la misma.

Sólo aquellas personas que se aman lo suficiente a sí mismas y saben que no merecen una vida de pareja destructiva son capaces de dar el paso. No digo que no les duela, no digo que sea fácil, solo quiero explicar que su amor propio es mayor aunque les cueste trabajo recuperarse, aceptan el reto llenas de dolor y sufrimiento.

Evidentemente se requiere, en primer lugar honestidad; reconocer que debemos abandonar por amor. En segundo término, decisión; tomar la determinación de abandonar, a pesar del dolor y la amargura. Y en tercer punto sostenerse y aprender de la experiencia.

Aunque te amo, te abandono: y te dejo, no porque no te quiera, sino porque no me conviene tu amor destructivo, tóxico, controlador, limitante o asfixiante.

Aunque te amo, te abandono: ya que en esta relación he llegado a sentir sentimientos que me denigran, además de que lejos de crecer me estanco a tu lado. No logro desarrollar todo mi potencial sin sentir tu envidia, tus celos, tu desconfianza.

Aunque te amo, te abandono: porque sí no me voy, entonces me estaría abandonando y traicionando a mí como persona. Por eso y otras cosas más, aunque te amo, te abandono.

El amor no es todo en las relaciones de pareja, también se requiere comprensión, empatía, interés, sentido de realización, afinidad, compartir, respeto, comunión y una sensación de confirmación de ser importante para el otro. Necesitamos sentir que nuestro crecimiento al lado de esa pareja sustancial a nuestro proyecto de vida…
De lo contrario, cuando sólo el dolor, el sufrimiento, la amargura, angustia y la aflicción interna son las constantes de mis sentimientos en esa relación, tal vez, sea mejor decir:

“Aunque te amo, te abandono”.

Myriam Delfini.

AKASHA SANACIÓN INTEGRAL
REIKI – HIPNOSIS CLÍNICA – HIPNOSIS REGRESIVA – BIODESCODIFICACIÓN – BIOHIPNOSIS
MÉXICO, D.F.

Publicado en Salud y bienestar | Deja un comentario

SOBRE EL MALTRATO PSICOLÓGICO

Hay personas, que dicen la palabra “dramatismo” a los problemas de otros que no les interesan. Las personas que sienten por dentro “emociones y sensaciones” son producidas por cosas, reacciones, estímulos, energías de alrededor… Sientes los que ves lo que oyes lo que pasa en la realidad.
Otras personas viven tanto en su mundo, que no se dan cuenta de esos caracteres de las personas, sólo cuando les ocurre a ellos, y no entienden que si afecta es porque es real, pero no le dan importancia porque a ellos no les pasa. Pero si alguna vez le pasara, seguro que pedirían apoyo a las personas mas cercanas.

Mientras no les pase ellos serán ignorantes del suceso, no le dan importancia, engañándose a ellos mismos, puesto que saben lo que son las emociones y saben lo que es estar mal por dentro, pero como a ellos no les pasa “lo ignoran” Saben lo que son las depresiones y las ansiedades, estímulos de tu cuerpo que se manifiestan por culpa de esas cosas de tu interior y tu estado emocional. Quizá ese estado, incluso lo tienes por actuaciones de ellos mismos, con algunos de los siguientes casos: falta de cariño, falta de apoyo emocional o sentimental, sentirse solo, sentirse ignorado o desvalorado por esas personas y la falta de comprensión en nuestros interiores.
Pues claro, se dice que nadie está en el pellejo de nadie, por eso no les duele lo mismo que a ti. Ignorantes de la vida, intentan tapar la ficción con lo que es la realidad del estado de una persona llamándolo dramatismo, y eso es un abuso emocional.

Hablaré del abuso emocional: todos conocemos el abuso físico, el abuso sexual, pero que hay del abuso emocional?
Pues bien, el abuso emocional se produce cuando una persona abusa de otra persona que necesita afecto sincero.

Hay muchas formas de abusar de las emociones de los demás.

Ejemplos: cuando alguien degrada tu autoestima, te estimulan sus sentimientos pero tu a la vez no los siente sinceros. Te hacen sentir sensaciones, emociones para que sientas y ellos no lo sienten así. Como un “te quiero cuando estás bien”, pero cuando estas mal, no. Es como empujarte a un abismo y a la vez corren hacia ti… Cuando te dicen algo dulce y notas que es por compromiso al mismo tiempo. Te humillan simplemente con la ignorarte, solo necesitan de tí cuando están aburridos, o no tienen otra cosa pendiente o necesitan algo especifico de ti. Te dicen que eres especial pero no lo demuestran, te hacen creer que dedicarán tiempo para pasarlo contigo, pero es  “solo cuando a ellos les venga bien y en realidad no están cuando tu lo necesitas”.  Hacen planes que nunca se cumplirán, o hacen planes simplemente en singular sin contar contigo, te dicen cosas bonitas por compromiso y te compensan con su tolerancia con pequeños gestos tiernos sintiéndose como que ya te lo han demostrado todo. Te manipulan con juegos psicológicos y te hacen ver lo que no es…

Esas personas normalmente se suelen hacer la victima de todo, le echan la culpa a los demás de la situación cuando no reconocen sus fallos, te hacen ver falta de comprensión hacia ellos “¿pero y de ti que?” Juegan con el chantaje emocional de tus sentimientos. Son personas que escapan de la realidad y viven en un mundo de fantasía… Suelen tener doble personalidad, tienen una parte encantadora y otra donde son muy crueles.

Una de las características de esas personas que abusan de las emociones, es la facilidad que tienen para engañar y mentir a los demás, se presentan tranquilos y convincentes puesto que ellos mismos se auto engañan a sí mismos sin ver la realidad o eligen no ver las cosas tal cual son… Hacen ver a los demás lo que no son mirando por si mismos y su conveniencia emocional sin mirar el de los demás. Además de que ellos no reconocen el daño que causan a otras personas.

Algunas personas abusan de las emociones, porque es lo que aprendieron y han sido victimas de ello, pero lo peor de todo que aun así hay gente que permite ese tipo de abuso.

Ahora la pregunta es ¿nos merecemos un efecto sincero y saludable?

No dejemos que eso ocurra y que nadie juegue con nuestros sentimientos y emociones.

Recordad que las únicas personas que se equivocan emocionalmente son ellos, puesto que todo es real y se siente real y siempre hay un factor que las produce, “no tu imaginación”.

AUTOR: DAVID TORRALBA.

Sobre el maltrato psicológico.

Publicado en Salud y bienestar | 1 Comentario

LA DAMA Y EL EGOISTA.

Todo acabó un jueves por la tarde, recuerdo que era septiembre y estabamos en una heladería, el único lugar capaz de soportar tanta frialdad entre ambos.

Yo me había arreglado mucho, había tomado la determinación de dejarlo y quería que cuando pensara en mí, siempre recordara lo linda que era.

Cuando nos vimos, apenas me miró, comenzó a hablar de si mismo hasta que llegamos a la heladería. Allí me armé de valor y le expresé mis dudas sobre lo nuestro. Le pregunté si estaba con otra.

Él era muy fanfarrón, le encantaba contar sus conquistas. Entre eso, los últimos rumores que me habían llegado, su falta de interés por mí y el evitarme, di por sentado que ese era el problema.

En cuanto le planteé el tema me miró por fin a la cara, no era una sonrisa lo que me dedicó, fue una mueca, sus ojos estaban vacíos y reconocí al instante su significado. Había visto la misma expresión demasiadas veces en el rostro de Ella en la infancia.

El tema no era que me eludiera a mí, el tema era que estaba hastiado de sí mismo, no podía soportarse, había perdido todo aquello que amaba, toda su vida se había derrumbado en un instante, deseaba morir. Y si alguien no se aguanta a sí mismo… ¿Cómo iba a ser capaz de soportar a los demás?

Al entenderlo hice lo que mejor supe hacer, fingir que ya todo estaba bien, intentar volverme invisible mimetizándome con el sabor de los helados para no causarle mas problemas, fundirme con la brisa de la tarde para no hacerle mas preguntas y evitar ser una carga mas. Decidí dejar de existir, dejarle hablar, dejarle hacer. Pero nada dio resultado, seguía inerte, inmóvil, era un cuerpo sin alma que se movía de manera automática, las pocas horas que las pastillas le permitían interactuar en el mundo de los vivos.

En los días siguientes provoqué que saliera todo su dolor y su rabia, que dejara salir todo el veneno que llevaba en su interior, al fin y al cabo, nunca sería peor de lo que pasé con Ella.

En cuanto a mi propio dolor, en ese momento lo desterré de mi vida, me volví insensible, preferí no sentir nada. Al fin y al cabo, yo solo estaba de paso en su vida, sus planes nunca incluyeron un futuro conmigo, sólo fui el Motel, donde por un tiempo se sintió seguro.

Publicado en Fantasía | 2 comentarios

En clave de YO.

“En Clave de Yo” envuelve al lector desde el primer instante en un mundo lleno de vivencias, reflexiones y conclusiones que parecen haber sido escritas por y para nosotros. Una forma mágica de transportarnos a otros momentos de nuestra existencia. De fondo, para este increíble viaje a nuestros recuerdos y sentimientos más íntimos, la que podría ser sin duda alguna, la banda sonora para una vida cualquiera.
Autor: Raúl Domínguez Ruiz de León
Colección: Círculo rojo – Imaginación
Páginas: 190
ISBN: 978-84-9991-586-9
Formatos: Edición rústica con solapas
Tamaño: 15×21 cm
Editorial: Editorial Círculo rojo
Precio: 10 € (De los diez euros del precio de cada ejemplar de éste libro, tres irán destinados a la Organización No Lucrativa Convives con Espasticidad)

Publicado en Libros | 3 comentarios

En memoria de Salvador Manuel Marín Barba.


A tí Salvi, con todo mi amor…

Buceaba por aguas rojas en busca de peces de colores, coralinas amarillas o estrellas aladas. Me dejaba llevar por el fluido un tanto viscoso y diferente al habitual. Las fosas abisales me atraían como cantos de sirena, y sin querer resistirme, me dejé embaucar por su embrujo, cayendo cada vez más y más en una oscuridad nunca antes conocida. Todas las partículas de mi cuerpo se fundieron con el medio, sentí formar parte de todo, tuve conciencia de mi existencia y del lugar en el que me hallaba, mi propio corazón. Por primera vez era capaz de adentrarme y vislumbrar todos los objetos, personas, lugares, sonidos, olores que habían ido quedando atrapadas sin encontrar la salida. Del fondo de este peculiar mar reverberaba el más dulce de los sonidos, la paz transformada en voz, en palabras capaces de iluminar caminos, de encender la chispa que daría un sentido a la vida. Y volví al instante en que fuimos un solo ser, como siempre fue, como siempre será en la rueda circular que es el tiempo.

Algo me hace bajar la mirada hacia mis manos y veo como las tuyas se alejan. Tu suave piel, tus grandes ojos, comienzan a confundirse con el medio, intento avanzar hacia ti, pero vas coagulando tus heridas formando una pared inquebrantable a tu paso. Siento mi alma amputada, vacía, muerta. Estoy perdida, sumergida de por vida en los mares de mi corazón. Aquí es donde me quiero quedar, alimentarme de los recuerdos que fueron y de los que hubieran sido, de esa caricia que nunca te di o de ese paseo pendiente por la playa a la luz de la luna. Gastar los días que me resten recostada en tu regazo mientras escuchamos a Héroes del Silencio con una buena cerveza helada.

¿Fue el 23? Sí, quizá fue el 23, lo que nos unió, lo que nos separó, nuestro tiempo terrenal compartiendo existencia, impregnando millones de momentos en el alma…

Publicado en Angeología | 5 comentarios

Kymatica (Documental subt español)

DOCUMENTAL SOBRE FISICA CUANTICA, EVOLUCIÓN, LOS CONTROLES DE GOBIERNOS, ADN Y CAMBIOS ESPIRITUALES.
Si quieres cambiar, si quieres saber los aspectos ocultos de la vida en este planeta, si quieres ver los mecanismos detrás de los poderes, si quieres conocer las leyes de la energía, si quieres sentirte libre y consciente… MIRA ESTE DOCUMENTAL!!!!!

Publicado en Manual de una persona despierta | 3 comentarios