El lago Vostok: un sistema biológico aun inexplorado en la Antártida

En
ocasiones pensamos que no quedan secretos por descubrir en nuestro
planeta. Sin embargo, escondido en las profundidades bajo miles de
metros de hielo de la Antártida existe un mundo acuático completamente
inexplorado por el hombre. En los últimos años se han identificado más
de 145 lagos y sistemas acuáticos que los conectan bajo la inmensa capa
de hielo que cubre el continente antártico. El mayor de estos lagos, conocido como el lago Vostok, está a punto de ser
‘invadido’ por el hombre.

El lago Vostok se encuentra en el centro del continente antártico bajo
la estación antártica rusa Vostok, donde los termómetros descendieron el
21 de julio de 1983 hasta –89oC, la temperatura más fría
jamás registrada en nuestro planeta. El lago es inmenso y uno de los
mayores encontrados en la Tierra, de tamaño similar al lago Ontario en
Norte América. La superficie del lago Vostok está estimada en 14.000
kilómetros cuadrados, con una longitud de 250 km, una anchura de hasta
50 km y una profundidad que puede llegar a 500 m. El lago está enterrado
bajo cerca de 4 km de hielo acumulado en el continente antártico
durante 400.000 años.
Se estima que el lago Vostok ha estado
cubierto por hielo y aislado de la atmósfera durante 25 millones de
años, lo que le convierte en un ecosistema de propiedades únicas. Los
microorganismos que podrían habitar este lago (bacterias, algas, virus
…) habrán evolucionado durante millones de años de forma independiente
del resto de las formas de vida que conocemos en el planeta y se habrán
adaptado a las difíciles condiciones existentes en el lago Vostok: una
presión 360 veces superior a la atmosférica, una temperatura de –3oC
(a la que el agua no se congela debido a la presión existente), una
completa oscuridad y una concentración de oxígeno tres veces superior a
la de la atmósfera.
Pero …¿hay realmente vida en el lago
Vostok? Los rusos llevan excavando durante años para acceder al lago
Vostok y se encuentran a una profundida de más de 3.600 m y a tan sólo
100 m del lago. En las muestras de hielo más profundas, que parecen
derivar del agua del lago y no del acúmulo de hielo de las capas
superiores, se han encontrado bacterias en densidades bajas comparadas con otros sistemas acuáticos. Algunos científicos son críticos y piensan que las
muestras se han contaminado con microbios existentes en los intrumentos
utilizados en la excavación. Un interés añadido es que las condiciones
existentes en el lago Vostok podrían ser similares a las encontradas en
la luna de Júpiter conocida como Europa, y la confirmación de vida
microbiana en el lago Vostok apoyaría la posibilidad de que existiera
vida en un hipotético océano existente bajo el hielo de la luna Europa. 
Recientemente se ha desatado una
polémica sobre las ventajas y problemas de continuar la excavación y
llegar al lago Vostok. Es muy posible, casi inevitable, que se contamine
el lago con anticongelante utilizado en la excavación y que se
introduzcan microbios que podrían alterar un ecosistema que ha
evolucionado independientemente durante millones de años. Los proyectos
de investigación en la Antartida son evaluados por un comité
internacional conocido como el Scientific Committee on Antarctic
Research (SCAR) y un
subgrupo de este comité, denominado Subglacial Antarctic Lake
Environment (SALE), se ha
reunido recientemente en Montana (EEUU) para evaluar los beneficios
científicos y la posible contaminación de estos lagos enterrados bajo el
hielo antártico. En Estados Unidos, el National Science Foundation
gestiona los proyectos de investigación en la Antártida y ha presentado
en Mayo de 2007 un informe discutiendo los beneficios de las
investigaciones en el lago Vostok.  Se está
planeando llegar al agua del lago en la campaña antártica.
¿Debería el hombre acceder al lago
Vostok y correr el riesgo de contaminar uno de los últimos lugares sin
explorar del planeta? Parece inevitable que el interés científico que
tiene explorar este ecosistema único en el planeta justifica el acceso
al lago y la toma de muestras, siempre extremando las precauciones para
minimizar posibles contaminaciones. Contamos con un gran programa internacional de investigación en zonas
polares y en el que cientificos españoles participan activamente. No hay duda de que las
investigaciones en el lago Vostok y el descubrimiento de la vida
microbiana que ha evolucionado durante millones de años en completo
aislamiento del resto del planeta constituirá uno de los descubrimientos
más importantes
de los últimos tiempos.

Autor:

Antonio Alcami

Investigador Científico del CSIC

Centro de Biología Molecular Severo Ochoa
(CSIC-UAM)
 

Antonio
Alcami es un virólogo que participa en un proyecto antártico español identificando virus en sistemas acuáticos no
marinos de la Antártida, un aspecto desconocido en los sistemas
biológicos antárticos.

http://www.madrimasd.org/blogs/biocienciatecnologia/2007/07/06/69485


Esta entrada fue publicada en Noticias y política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s