Flores amarillas

Basta mirar un momento el interior del alma para darse cuenta de su esencia infantil. Basta cerrar los ojos y dejarse llevar por el olor del recuerdo de momentos perdidos en los que los dos fueron niños.

El inmenso azul del mar de su mirada seguía visitándola en sueños, iluminado con el sol de la mañana, agitado por el movimiento de las olas, reconfortándola con palabras de aliento acompañadas de infusiones de colores.

Dulces paseos diurnos entremezclados con sonrisas, labios cálidos en los que sostenerse, caricias vertidas sobre lugares prohibidos.

Y te miro fijamente. Y sonríes. Y siento. Y nuestras almas  se unen, se enlazan. Y el puzle se completa al fin.

Solo dos lunas, nunca una flor amarilla pudo hacerme tan feliz.

Esta entrada fue publicada en Fantasía. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Flores amarillas

  1. javi dijo:

    Con que dulzura expresas sentimientos tan íntimos…
    No puedo más que dejarte mi admiración por tus palabras, o más bien como las utilizas, como juegas con ellas para que se introduzcan en el interior.
    Besotes.                                                                                                        miaaauu

  2. Martha dijo:

    Qué bonito, princesa… Bonitos sentimientos reflejados capaces de transmitir alegría y positivismo… Precioso, es que no sé qué más decir. Te dejo un besote y mucho cariño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s