Pero, ¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una respuesta que tenemos los seres humanos (y también los animales) cuando nuestro cerebro comprueba que existe un peligro que pone en riesgo nuestra vida.

Pero, ¿qué ocurre si nuestro cerebro interpreta como peligroso algo que es inofensivo? Inmediatamente envía síntomas de ansiedad, como si el peligro fuera real. Si existe un peligro real, la ansiedad hace que huyamos o evitemos esa situación, es decir, nos ayuda a ponernos a salvo.

Podríamos decir que hay dos tipos de ansiedad: la ansiedad positiva, que es consecuencia de peligros reales, y la ansiedad negativa, que responde a miedos que sólo están en nuestra imaginación. La primera es buena porque nos moviliza y nos lleva a buscar una solución, mientras que la segunda es negativa porque nos bloquea y nos impide sacarle gratificación a la vida.

La ansiedad se produce siempre como consecuencia de dificultades a la hora de adaptarnos a los cambios que se van produciendo en nuestra vida.

El cerebro tiene una forma concreta de funcionar. Cuando algo tiene especial importancia para él, el cerebro produce una respuesta emocional. Sea buena o mala, el cerebro repite esa misma respuesta una y otra vez ante el mismo estímulo. Por ejemplo, ¿qué pasa por tu cabeza siempre que escuchas aquella canción especial o cuando hueles un aroma familiar? La canción o el aroma hacen que te vengan a la cabeza, no sólo el recuerdo de lo que ocurrió, sino también las sensaciones que tu cerebro tiene relacionadas con aquella situación. La ansiedad funciona de la misma manera, se queda "enganchada" y se activa cada vez que algo se lo recuerda a tu cerebro. Muchas veces, la ansiedad se produce por un motivo real (un susto, por ejemplo), pero se sigue manteniendo una vez que ha pasado el peligro real, ya que queda asociado el suceso que la motivó con la respuesta de miedo.

La ansiedad provoca de forma inmediata una serie de síntomas en el sistema nervioso con la finalidad de poner a salvo la vida. Experimentas sudoración, taquicardia, palpitaciones, un nudo en el estómago, falta de aire, la cabeza que se embota… hay más de cuarenta síntomas relacionados con la ansiedad. Esto es maravilloso si el peligro es real, pero es un gran problema si no lo es.

Una vez que la ansiedad se ha "enganchado", cada vez hay más cosas cotidianas y habituales que te provocan esos síntomas, cada vez hay más estímulos que provocan la misma reacción de ansiedad. La ansiedad se generaliza hacia cosas parecidas (primero te da miedo ir a una tienda, después te da miedo pasear por la ciudad, finalmente te da miedo salir de casa, por ejemplo)

¿Cómo se manifiesta la ansiedad?

La ansiedad negativa se produce porque el cerebro piensa que hay un peligro para ti a través de tus pensamientos, cuando la realidad es que no hay nada que esté poniendo en peligro tu vida. Por muy seguro que sea el ascensor, si piensas que se va a caer y tu cerebro interpreta que tus pensamientos son ciertos, inmediatamente te enviará síntomas de ansiedad y tu conducta será de huída o de evitación.

¿Te has fijado alguna vez cómo piensas? Te comunicas con el mundo real a través de tus sentidos. También piensas a través de los sentidos: ves, oyes o sientes cosas en tu interior. No es posible sentir sin pensar. Primero piensas y después sientes.

El problema de la ansiedad está en pensamientos que tu cerebro interpreta erróneamente como reales. Tú sabes racionalmente que no son verdad, pero te los crees a nivel emocional, "sientes que son verdad". Si tu cerebro cree que algo grave va a suceder, empieza a enviar síntomas de ansiedad. Ese pensamiento puede ser una imagen mental (de ti mismo o de otra persona o situación), un sonido (tu propia voz, las palabras de alguien, un ruido o música…), o una sensación en el cuerpo (un cosquilleo, frío o calor…)

Si aprendes cómo funciona tu ansiedad, podrás acabar con ella en muy poco tiempo

La ansiedad se manifiesta de muchas maneras. Las resumo en cinco grandes grupos de síntomas:

Huida/Evitación: Evitas situaciones de la vida diaria o escapas de ellas si te las encuentras de forma imprevista.

Respuestas físicas y psicológicas: Palpitaciones, sacudidas del corazón o aceleración del pulso; Sudoración; Temblores o sacudidas; Sensación de ahogo o falta de aliento; Sensación de atragantarte; Opresión o malestar torácico; Náuseas o molestias abdominales; Inestabilidad, mareo o desmayo; Sensación de irrealidad o de estar separado de ti mismo; Sensación de embotamiento, desapego o ausencia de reactividad emocional; Falta de concentración o sensación de mente en blanco; Aturdimiento respecto al entorno; Irritabilidad sin motivo; tensión muscular sin motivo; Dificultad para conciliar el sueño al acostarte; Sensación de no haber descansado al levantarte por la mañana; Inquietud o impaciencia frecuentes. Fatiga fácil y sin motivo; Sensación de entumecimiento o de hormigueo; Escalofríos o sofocos

Sensación de pérdida de control: Miedo a perder el control o a volverte loco; a hacerte daño a ti mismo o a los demás en un arrebato incontrolable; Miedo a hacer algo sin poderte controlar.

Miedos: Miedo a tener un infarto de miocardio; a morir tu o algún ser querido, o a que ocurra alguna desgracia; Miedo a estar solo o con demasiadas personas; a atragantarte, a tener vómitos, a producir demasiada o poca saliva, a cerrar demasiado o poco los párpados, a respirar demasiado o con poca frecuencia; Miedo a estar en sitios muy grandes o muy pequeños; a estar con gente; Miedo a viajar en automóvil, en tren, en avión, en bus o a subirte en ascensores; a objetos concretos, a personas determinadas o a situaciones específicas; Miedo a animales, a la administración de inyecciones o a la visión de sangre; Temor intenso a tener crisis de ansiedad; a volverte loco o a perder la cabeza; Preocupaciones irracionales por cosas de la vida cotidiana; Horror intenso ante el recuerdo permanente a lo largo de meses o años de un acontecimiento traumático (un accidente, muerte o amenazas reales)

Pensamientos repetitivos: Pensamientos, impulsos o imágenes que aparecen en tu cabeza y no las puedes evitar; Comportamientos irracionales (lavado de manos, puesta en orden de objetos, comprobaciones, etc.); Acciones repetitivas de acuerdo con determinadas reglas (rezar de determinada manera, contar o sumar matrículas de automóviles, pisar las baldosas al andar por la calle.

Para tratar la ansiedad, la mayor parte de los médicos recetan tranquilizantes o mezclan sedantes y estimulantes. Los fármacos no curan la ansiedad, sólo quitan los síntomas. No conozco a nadie que haya podido superar su ansiedad sólo tomando tranquilizantes. Pero los tranquilizantes, además de no curar la ansiedad, provocan dos nuevos problemas: crean dependencia (no puedes dejar de tomar el medicamento) y tolerancia (cada vez necesitas más dosis para conseguir calmar los síntomas) La mezcla de algunos fármacos llega a crear verdaderas cocteleras humanas. El secreto está en saber cambiar la interpretación que el cerebro hace de estos pensamientos.

Las escuelas conductistas se centran, evidentemente, en la conducta. Las escuelas de orientación dinámica se centran en los sentimientos. La medicina farmacológica elimina la sensación. ¿Y los nuevos modelos psicológicos? Nosotros trabajamos con la parte cognitiva, con los pensamientos. Si desviamos el significado, la codificación, de un pensamiento, la ruta neurológica se dirige hacia otro estado interior, hacia otra sensación y, como consecuencia, hacia otra conducta.

A través de mi método exclusivo es muy fácil resolver el problema. Te enseño a cortar desde el principio los estímulos que ponen en marcha la ansiedad. Lo más importante es conocerte a ti mismo, descubrir cómo funcionas interiormente y qué herramientas necesitas para eliminar la ansiedad definitivamente.

Mi método, a diferencia de los fármacos, respeta las reacciones de ansiedad positivas, o sea, en situaciones de peligro real.

Con el método que pongo a tu disposición aprenderás a solucionar rápidamente el problema de la ansiedad, los trastornos de ansiedad, las crisis de ansiedad, dirás adiós a las fobias y evitarás para siempre los miedos y los momentos de angustia.

Ricardo Ros

http://www.magalian.com/ansiedad/?m=blog

Esta entrada fue publicada en PNL. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Pero, ¿Qué es la ansiedad?

  1. Raúl dijo:

    Yo sufro de ansiedad ( Náuseas ) sobretodo cuando mi hermano se quita los zapatos, ya te puedes hacer una idea de cual es mi respuesta Física y Psicológica jejejeje :-p
     
    Pd :  "Ozú que pechá leé ma dao" jejejeje

  2. mistral dijo:

    hola!!es cierto,qué muchas veces las fobías y ansiedades en el casi 99% nos las creamos nosotros mismos para evadir la realidad del momento.
    Asi que a atacarlas con una buena dosis de humor y alegría.
     

  3. Angeles dijo:

    Menuda reflexión muchachita…y un tema generalizado en muchos sectores….pero no hay más ansiedad que la que busca todo el mundo…felicidad.
    Y comparto el comentario de Oterino🙂 eso si q es una ansiedad!!!
    ánimo a los q la sufran,q no vale la pena tano sufrimiento😉
    Saludos

  4. Jean Marie dijo:

    Ejem… Buenas noches.
    La ansiedad como bien explicas es una defensa del organismo con el unico objetivo de salvar nuestra vida.
    La reacción desproporcionada de ansiedad cuando no existe un peligro real y feaciente, la convierte en un enemigo dificil de combatir.
    Los sintomas son muy logicos. Se acelera el corazón ( con el proposito de enviar mas sangre a las extremidades), Se siente úna opresión en el pecho ( producto de la ingesta de oxigeno masiva , con el proposito de oxigenar la sangre que va a las extremidades). Mareo (producido por la hiperventilación antes citada), Y sensación de panico ( al no poder discernir el peligro que acecha) y agarrotamiento muscular.
    Buena terapia la que expone este señor, pero haría falta un poco más de intención por parte del sistema para erradicar una sensación muy comun en nuestro tiempo.
    Besos Vampiricos.

  5. aitor dijo:

    Hacía tiempo que no revisaba una lectura de la ansiedad. ¿Ansiedad es diferente de ansía? ¿Crees que en el ansía hay un deseo más natural y en la ansiedad un deseo más incontrolado? Es que creo que diferencio entre ambas

  6. Eliminado dijo:

     ! HOLAAAAAAA COMO ESTAS?? ESPERO TODO BIEN
    YO HOY ENTRE A TRABAJAR , PERO ME ESCAPE PARA DESEARTE UNA GENIAL SEMANAAAAAAAA¡
     
    "" La Vida ""
    La vida es una canción. Cántala.La vida es un juego. Juégalo.La vida es un desafío. Enfrántalo.La vida es un sacrificio. Ofréndalo.La vida es amor. Disfrútalo.
    !  CHRISTIANN ¡

  7. Ana dijo:

            Esta es la primera vez que hago un comentario en tu blog, aunque lo sigo a menudo. Te conozco a través de Arik.
     
            Me parece un blog interesante y rico en muchos aspectos. Espero tener tiempo de escribir algún otro comentario en las muchas y variadas entradas que tienes
     
            Al comenzar a leer esta entrada, recordaba haberla leído en algún libro hace años…
            Hace poco tiempo le conté, con estas mismas palabras, lo que es y para qué sirven estos síntomas físicos y fisiológicos a  un buen amigo que pasaba por una época de "crisis de ansiedad"
            Sé por experiencia que es muy lógico todo lo que cuenta este psicólogo, pero que hay que sufrirlo para saber qué espantosa es la sensación que tu cuerpo y tu mente experimentan en un momento de "crisis". No hay nada más espantoso en ese momento para ti!
            Notas cómo una muerte espantosa te acecha y se convierte, como bien dices, en un círculo vicioso. Miedo a la crisis, miedo a volver al lugar o a repetir la situación que la produjo…. Miedo, miedo, miedo….
            Como todo en esta vida, por fortuna no dura siempre!
             Estoy de acuerdo con el señor Lestat en que haría falta un poco de interés por parte del sistema para erradicar este mal tan común en estos tiempos… Aunque no es nuevo…Charles Darwin sufrió de ansiedad desde los 28 años hasta su muerte, a avanzada edad.
            
     
            Un saludo cariñoso.

  8. Jean Marie dijo:

    Completamente de acuerdo con usted Ana Ram. El miedo es el componente principal de la crisis de ansiedad, con el miedo se inicia un proceso defensivo que oxigena el cuerpo de manera desorbitada, y hace latir el corazón con fuerza desmedida. Incontrolable, a veces insufrible.
    Querido señor Aitor Arjol:
    He de decirle que su comentario pseudofilosofico sobre el ansia y la ansiedad, es como la diferencia entre la velocidad y el tocino, ( y no me venga con el tipico "depende de como lance usted al cerdo").
    Un dia sin más dilación le hare un mapa para que se ubique, o mejor un callejero para que encuentre una tienda de botijos porque en su casa seguro que no hay. Si usted sufriera una crisis de ansiedad no se preocuparía de decir tantas majaderias.
    Comase el tarro con cosas mas a su altura como la pregunta filosofica de "¿los pobres huelen?".
    El que usted haya encontrado la diferencia y diferencie los dos conceptos ,ansia y ansiedad, no le convierte a usted en un privilegiado ni en un ser inteligente. Mas bien esa diferencia está a la altura de la clasica de Coco cuando explicaba aquello de "cerca y lejos". ¿Recuerda? o se quedó mirando como rumiaba la Jaca Paca…
    Besos Eva, y disculpeme otra vez.

  9. Jean Marie dijo:

    Por cierto señor Christian:
    El que usted trabaje, es normál, lo hace mucha gente. El que usted se escape del trabajo , es hasta cierto punto normál. Pero que encima lo diga con fecha y hora en un sitio publico, es de no tener muchas luces.
    Despues pone usted la guinda del pastél con el pseudopoema ese:
    La vida es una tombola ton ton tombola
    La vida es un porro de marihuana, fumeló
    La vida es sueño, duermase
    Pero lo mejor seria  
    La vida es un viaje, pirese de una vez
     
     
     

  10. Daniel dijo:

    Joe, me he quedao asin, medio traumatizao con la lectura de la ansiedad… yo tengo un remedio infalible contra la ansiedad… CHOCOLATE EN CANTIDADES INDUSTRIALES (Como diría Scarlett O\’Hara: "Ya lo quemaré mañana")
    No ahora en serio… eliminar completamente la ansiedad o las fobias no me parece sano, creo que en ocasiones pueden ser necesarias, siempre que entren dentro de un equilibrio mental… es como todo, depende del grado de intensidad
    Un besote guapa

  11. Unknown dijo:

    ¡Felicítate una bonita introducción!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s