LIBERTAD

 

Es una frase que se escucha mucho, no sólo entre parejas, sino también entre padres e hijos o entre amigos. "Te quiero porque te necesito y no puedo vivir sin ti" Y esa frase se dice como si fuera la máxima expresión del amor.

Lo que convierte al ser humano en alguien único es su capacidad para ser libre, para cambiar su destino. La esencia del ser humano, su verdadera alma, es su libertad. Sin libertad el ser humano se convierte en un animal más. Ser libre significa poder elegir, tener opciones de elección.

El amor sólo es posible cuando es fruto de la libertad. El ser humano puede elegir, puede explorar, puede investigar, puede aprender, puede crear su destino. Pero ser libre es un riesgo, por eso hay miedo. Si eres libre no sabes nunca hacia dónde te encaminas, qué ocurrirá mañana, qué pasará al final. Ser libre es una gran responsabilidad.

Tras el Vaticano II muchos conventos decidieron democratizarse. Las decisiones, que hasta entonces las tomaba el superior, comenzaron a consultarse con los miembros de la comunidad. Se les preguntaba qué había que hacer. El resultado fue que muchos religiosos y religiosas abandonaron los conventos porque no eran capaces de responsabilizarse de las decisiones que había que tomar. No aceptaban la libertad, preferían que otros tomaran las decisiones por ellos.

La libertad no es gratuita, tiene un coste. Tiene el coste del riesgo, de la duda, de poner en marcha procesos de creatividad. Porque con la libertad, el ser humano tiene que construirse a si mismo, tiene que crearse a si mismo. Cuando nacemos no somos nada y tenemos que crearnos. La libertad nos permite acertar o equivocarnos. Libertad es poder elegir lo correcto y lo equivocado. Libertad es crearte a ti mismo y hacerte responsable de tus decisiones.

Nos han enseñado a tener miedo de la libertad, nos han enseñado a no ser autónomos, nos han enseñado a necesitar a otras personas, nos han enseñado a depender y a crear dependencias.

Cuando renunciamos a la libertad convertimos a los demás en instrumentos a nuestro servicio o nos convertimos en instrumentos de los demás. "No puedo vivir sin ti, te necesito" El amor se convierte en unos grilletes, en una atadura, en unas soga al cuello. Eso no es amor, es dependencia. Entre el amo y el esclavo no puede haber amor, por la sencilla razón de que ni uno ni otro son libres. Los dos son esclavos.

No puedes vivir solo y entonces necesitas a la otra persona. La otra persona no puede vivir sola y entonces te busca a ti porque te necesita. Dos personas que son incapaces de vivir solas inician una relación para cubrir sus necesidades mutuas. ¿Es eso amor? Cuando alguna de esas personas tenga cubiertas sus necesidades de otra manera, la relación naufragará.

El amor no es una atadura. La necesidad sí que es una atadura. Amor y necesidad son incompatibles. Pero existe la necesidad de poseer al otro, de ser su dueño. Se puede ser dueño de una casa o de un collar. Cuando queremos ser dueños de una persona la convertimos en una cosa, en un bien, en algo con lo que se puede traficar, comprar y vender. Si nos necesitamos quiere decir que renunciamos a ser personas, a nuestra libertad, y nos convertimos en cosas que se pueden utilizar, como un reloj o un plato de comida. Si alguien te necesita es que has perdido tu individualidad, has perdido tu ser. Si necesitas a alguien es que has renunciado a tu libertad.

Ser libre significa que has profundizado en el conocimiento de ti mismo, que eres completamente autónomo y no tienes dependencia de nadie. Sólo desde la libertad se puede compartir con los demás. Pero una cosa es compartir y otra depender. Para compartir tienes que saber quién eres, cuál es tu esencia y romper todas las ataduras. Si no sabes vivir sólo, contigo mismo, si necesitas para vivir la dependencia de otras personas, ¿cómo vas a compartir tu amor?, ¿cómo te vas a dar a los demás? Sin libertad no hay amor. Por eso, en el momento en que hay necesidad de controlar al otro, de poseerlo, el amor desaparece.

 

¿Por qué prefieres que te digan que te quieren?, ¿porque te necesitan o porque no te necesitan?

 

RICARDO ROS.

Esta entrada fue publicada en PNL. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LIBERTAD

  1. Anna dijo:

    Hola Evangelina,
    Al azar he escogido esta entrada, y ahora confirmo que las cosas siempre tienen una explicación (me gusta tu espacio).
    Agradezco tu interés por mi estado, ya me siento mejor, estoy viendo las cosas más claras y ahora sé que mi ex, será mi ex de por vida. Que lo que viví con él fué muy grande mientras duró y que con lo que me tengo que quedar es con lo aprendido de lo bueno y lo malo de esta relación. Ahora ya me siento mejor, después de la última charla con él (aquel sábado) y trás meditar tranquilamente, sé que lo mejor es que se haya terminado. Soy libre y voy a vivir la vida intensamente.
    Gracias
    Muchos besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s