EL DULCE AROMA DEL CAFE

 

EL DULCE AROMA DEL CAFE

 

Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía como hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre el fuego. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo.

En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra. La hija esperó impacientemente, preguntándose que estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego.

 

n     Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café y lo puso en un tercer recipiente. Mirando a su hija le dijo: "Querida " ¿qué ves?"

 

n     “Zanahorias, huevos y café” fue su respuesta.

 

   La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias, ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma. Humildemente la hija preguntó: 

 

¿Que significa esto, padre?

 

Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: el agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente:

n     La zanahoria llegó al agua fuerte, dura, soberbia; pero después de pasar por el agua hirviendo se había puesto débil, fácil de deshacer.

n     El huevo había llegado al agua frágil,  su cáscara fina protegía su interior líquido;  pero después de estar en agua hirviendo, su interior  se había endurecido. 

n     Los granos de café, sin embargo eran únicos: después de estar en agua hirviendo, habían cambiado el agua.

n     ¿Cual eres tu hija? – Le dijo. – Cuando la adversidad llama a tu puerta; ¿cómo respondes? Eres una zanahoria que parece fuerte, pero cuando la adversidad  y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?

n     *¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable y un espíritu fluido, pero que después de una muerte, una separación, un despido, una piedra en el camino se vuelve duro y rígido? Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargada y áspera, con un espíritu y un corazón endurecido?

n     *¿O eres como un grano de café?

 

El café cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor.

 

Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor

   Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor, tú reaccionas en forma positiva, sin dejarte vencer y haces que las cosas a tu alrededor mejoren, que ante la adversidad exista siempre una luz que ilumina tu camino y el de la gente que te rodea.

  "POR ESO NO DEJES JAMAS DE ESPARCIR CON TU FUERZA  Y   ACTITUD EL "DULCE AROMA DEL CAFÉ".

 

G. P.

Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a EL DULCE AROMA DEL CAFE

  1. Rakel dijo:

    Tía!!!!! me ha encantado, tan simple y tan verdadero. Si es que el café sólo te aporta buenas cosas, hasta moralejas guays….
     
    Besiños hermana, te quiero muxo!!

  2. Rafael dijo:

    ¡¡  amiga  EVANGELINA … "qué  dulzura  esparces  en  tus  comentarios"  … "eres  el  azucar  que  le  falta  al  café  para  que  su  sabor  fuerte  llegue  a  todos  los  paladares  de  forma  más  agradable…"
    Gracias ,  por  tenerme  entre  tus  spacios  favoritos … yo  procuro  –  continuamente –  mejorarlo  y  darle  la  máxima  variedad ,  al  mismo  tiempo  que  contenido  provechoso … mi  único  interés  es "ser  útil"  a  alguien … Que  pases  un  feliz  fin  de  semana  ,  junto  a  tus  seres  queridos …Besos …!!

  3. Albert dijo:

    me gusta esta historia, es real!
    no sabria donde estoy yo, hay momentos de todo en la vida.
    un beso!

  4. Maria dijo:

    Hola Evangelina! Muchas gracias por tu visita y por todas las cosas bellas que me dices, que me han emocionado, Si todo lo que en mi espacio pongo da esta impresión, la verdad es que me alegra muchisimo, pero te diré que también tengo mis cosillas que a veces me hacen inaguantable..jejeje, pero es verdad todo el amor que siento hacia mi familia, y el que ellos me tienen a mi, así como entre ellos mismos, que eso es de lo que más orgullosa me siento, de que se quieran y sobretodo se respeten. Porque seguro que respetarán al prójimo., como me consta que así es.
     
    He de felicitarte por tu espacio, dices cosas muy bonitas, otras muy duras, pero reales como la vida misma, y otras muy instructivas, prometo volverte a visitar, y para hacerlo más sencillo te he añadido a la lista de amigos, si no te molesta! Pues en el saco todavia me han quedado cosas por leer que me gustaría hacerlo con más calma.
     
    Esta historia del café es fantástica, y digna de tenerla en cuenta, gracias también por compartir tu espacio, seguro que le sacaremos cosas muy positivas. Recibe un abrazo y todo mi cariño, Un petonet de Maria.
     
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s